domingo, 4 de noviembre de 2007

Crónica de un hermoso día "primaveral" en Mar del Plata… y consejos para el turista desprevenido

Sábado 03 de Noviembre, 9 a.m. Me levanto, abro la ventana y es un hermoso día de verano con 20 grados en la ciudad. Me pongo un shorcito, una musculosa y al gimnasio. 1 hora y 40 más tarde, salgo del gimnasio con el shorcito y una remerita, llego a casa, me tomo algo bien fresco y me preparo para ir a caminar por la costa.
Abro la puerta y un radiante sol ilumina el umbral, pero… ráfagas de viento… uyyy bue, decido comero algo e ir a ver un cliente ahora tempranito, así que me cambio y me visto con algo livianito, pantalón de verano con la remerita y un buzo atado.
Abro la puerta, siento friiiiiiiio. Me estaré enfermando que siento frío con 20 grados? Miro el pronóstico… 12 grados! qué? Bueno me cambio, un pantalón más abrigado, remera manga larga y un buzo. Salgo a la vereda y veo algunas nubes mientras me petrifica un viento polar. Pero si pasaron solo 3 horas desde que volví del gimnasio. Voy a buscar la campera y nuevamente camino al trabajo.
3 horas más tarde y ya con el deber cumplido voy a tomar el colectivo de regreso a casa, mientras el sol pega en mi rostro y siento que el viento me despeina. Subo al colectivo y me quedo mirando en el viaje el lindo paisaje en el que el sol se refleja. Bajo del colectivo con un radiante sol y la lluvia que golpea en mi piel. De nuevo, qué? Lluvia con sol y viento helado que por poco no la hace aguanieve! Bue, seguimos caminado esas 10 cuadras hasta casa. Llego casi entumecido, me quito la campera, prendo el calefactor que estuvo 2 meses apagado y ahora sí, me tomo algo bien calentito para no resfriarme en este hermoso día, de 5 grados, de invierno.

Guía para el turista

Usted amigo turista que está por emprender ese esperado viaje a esta preciosa ciudad, le doy algunos consejos útiles de lo que tiene que traer en esta época del año para que el clima no lo agarre desprevenido:

Ponga en su valija, atención, remera y musculosa, una linda maya, no se olvide del bronceador y las hojotas. Lentes de sol, lona de playa y si viene con niños pequeños no debe faltar el balde y la palita.

Infaltable: Paraguas. Agregue a la valija un par de medias de lana, botas y camiseta. No olvide ponerse remera manga larga o polera. Lleve consigo un pulóver y una campera y si es con capucha mejor.

Precauciones antes de viajar: si viene en auto revise bien el estado de las ruedas, el agua y el aceite, y sobre todo que funcione el aire acondicionado y la calefacción.

Música acorde para hacer más confotable el viaje: las cuatro estaciones de Vivaldi, las olas y el viento de Donald, llueve sobre mojado de Fito Paez, salgan al sol de Billy Bond, mi enfermedad de Andrés Calamaro, jugo de luna de Gustavo Cerati y 1000 horas de Los abuelos de la nada.

Eso es todo amigo, que tenga una hermosa estadía en esta preciosa ciudad de Mar del Plata. Por cierto, traiga consigo en el botiquín una aspirina o algún remedio para la gripe recetado previamente por su médico de cabecera.

4 comentarios:

Agus dijo...

acá estuvo igual, ayer a la noche salí con mis amigas y nos helamos.. rarísimo el tiempo

de tus consejos sobre el turista que va a mar del plata no opino.. creo que ya te dije que la feliz es como mi segunda ciudad

besos!!

radamanthys dijo...

hace años que no voy a "la feliz" algun dia volvere !!!!!VOLVERE¡¡¡¡

Ary dijo...

Y si extraña la ciudad vaya a Mardel, el mismo quilombo de transito que Buenos Aires pero con playa...

Todos Gronchos dijo...

No podés, MDQ es peor que la Plata, que a la mañana te cagás de frío y a la tarde de calor.

En Mar del Plata, de 7 a 8 te cagás de frío, de 8 a 9 de calor, de 9 a 10 de frío nuevamente y así sucesivamente hasta que te enfermás.

¡Que vuelva Blas Aurelio Aprile!