sábado, 22 de diciembre de 2007

La imagen de Santa Claus (Papá Noel) y el Marketing

Cómo y de qué color era Santa Claus originalmente?

Parece increíble que el marketing haya afectado tanto, pero tanto a una tradición, de tal manera que un ícono tradicional cambiase radicalmente de apariencia. A continuación, la historia resumida de cómo surgió Papá Noel y cómo se transformó hasta la actualidad, todo por puro marketing.

La leyenda de Santa Claus deriva directamente de las que desde muy antiguo han adornado la figura de San Nicolás de Bari (ca. 280-ca. 350), obispo de Myra y santo que, según la tradición, entregó todos sus bienes a los pobres para hacerse monje y obispo, distinguiéndose siempre por su generosidad hacia los niños.
En la Edad Media, la leyenda de San Nicolás arraigó de forma extraordinaria en Europa, particularmente en Italia (a la ciudad italiana de Bari fueron trasladados sus restos en el 1087), y también en países germánicos como los estados alemanes y holandeses. Particularmente en Holanda adquirió notable relieve su figura, al extremo de que se convirtió en patrón de los marineros holandeses y de la ciudad de Amsterdam. Cuando los holandeses colonizaron Nueva Amsterdam (la actual isla de Manhattan), erigieron una imagen de San Nicolás, e hicieron todo lo posible para mantener su culto y sus tradiciones en el Nuevo Mundo.

En 1809, el escritor norteamericano Washington Irving (1783-1859) trazó un cuadro muy vivo y satírico de ellas (y de otras costumbres holandesas) en un libro titulado Knickerbocker's History of New York (La historia de Nueva York según Knickerbocker). En el libro de Irving, San Nicolás era despojado de sus atributos obispales (verdes y azules) y convertido en un hombre mayor, grueso, generoso y sonriente, vestido con sombrero de alas, calzón y pipa holandesa. Tras llegar a Nueva York a bordo de un barco holandés, se dedicaba a arrojar regalos por las chimeneas, que sobrevolaba gracias a un caballo volador que arrastraba un trineo prodigioso. El hecho de que Washington Irving denominase a este personaje "guardián de Nueva York" hizo que su popularidad se desbordase y contagiase a los norteamericanos de origen inglés, que comenzaron también a celebrar su fiesta cada 6 de diciembre, y que convirtieron el "Sinterklaas" o "Sinter Klaas" holandés en el "Santa Claus" norteamericano.

La segunda mitad del siglo XIX fue trascendental en el proceso de consolidación y difusión de la figura de Santa Claus. Dejó de ser una figura típicamente religiosa, asociada a creencias específicas de determinados grupos credenciales, y se convirtió más bien en un emblema cultural, celebrado por personas de credos y costumbres diferentes, que aceptaban como suyos sus abiertos y generales mensajes de paz, solidaridad y prosperidad. Además, dejó de ser un personaje asociado específicamente a la sociedad norteamericana de origen holandés, y se convirtió en patrón de todos los niños norteamericanos, sin distinción de orígenes geográficos y culturales. Prueba de ello fue que, por aquella época, hizo también su viaje de vuelta a Europa, donde influyó extraordinariamente en la revitalización de las figuras del "Father Christmas" o "Padre Navidad" británico, o del "Père Noël" o "Papá Noel" francés, que adoptaron muchos de sus rasgos y atributos típicos.

El último momento de inflexión importante en la evolución iconográfica de Santa Claus tuvo lugar con la campaña publicitaria de la empresa de bebidas Coca-Cola, en la Navidad de 1930. Como cartel anunciador de su campaña navideña, la empresa publicó una imagen de Santa Claus escuchando peticiones de niños en un centro comercial. Aunque la campaña tuvo éxito, los dirigentes de la empresa pidieron al pintor de Chicago (pero de origen sueco) Habdon Sundblom que remodelara el Santa Claus. El artista, que tomó como primer modelo a un vendedor jubilado llamado Lou Prentice, hizo que perdiera su aspecto de gnomo y ganase en realismo. Santa Claus se hizo más alto, grueso, de rostro alegre y bondadoso, ojos pícaros y amables, y vestido de color rojo con ribetes blancos, que eran los colores oficiales de Coca-Cola. El personaje estrenó su nueva imagen, con gran éxito, en la campaña de Coca-Cola de 1931, y el pintor siguió haciendo retoques en los años siguientes. Muy pronto se incorporó a sí mismo como modelo del personaje, y a sus hijos y nietos como modelos de los niños que aparecían en los cuadros y postales. Los dibujos y cuadros que Sundblom pintó entre 1931 y 1966 fueron reproducidos en todas las campañas navideñas que Coca-Cola realizó en el mundo, y tras la muerte del pintor en 1976, su obra ha seguido difundiéndose constantemente.

Así que de un obispo a un publicista de Coca-Cola... mundo loco este :p

( Propongo cambiar la frase "si no puedes vencerlos, úneteles" por "si no puedes erradicarlos, únelos a ti", ya que así fue como el catolicismo adoptó el "pagano árbol adornado para adorar a los dioses Germanos" como parte de la tradición de Navidad, e incluso la tradición de los Huevos de Pascuas )

10 comentarios:

Alejandro the wyvern dijo...

muy buena nota, ya sabia que coca cola era la responsable de tal ultraje a la historia, lo curioso es como lo adoptan las peliculas no? todos sus papa noeles o sus santas claus son rojos y blancos creo que la coca hizo la campaña publicitaria del siglo

Oscar dijo...

Lo notable, además, es cómo una fecha netamente de origen cristiano se ha desplazado, aún en paises mayoritariamente católicos, a lo que todos identificamos con la Navidad. Por cada 1000 arbolitos habrá un pesebre...
En fin... Feliz Navidad, ho ho ho...!!!!

Donato dijo...

Curioso pero interesante.


esperandoelpernocte.blogspot.com

Damián de Haedo dijo...

Muy buena data. Y, Coca Cola es así!
La verdad, que yo no tengo fe religiosa. Festejo la Navidad como algo tradicional. Armo el arbolito, pero no el pecebre, claro. Es una excusa para festejar y estar con los seres queridos. Lo que signifique para cada uno es personal. Y siempre resultó extraño para nosotros desde estas latitudes que el gordo esté tan abrigado en diciembre, no?
Saludos navideños.

Leo_SCI dijo...

Así es como muchos fesejan y sienten la Navidad Damian, y creo que está bien.
Cosa curiosa, nunca imaginé a Papá Noel con ropa de verano, cómo sería, camisa manga corta y shotcitos con ojotas de coca-cola? jeje

Agus dijo...

Lo de coca cola lo sabía por el colegio, cuando tuve publicidad y propaganda. Del resto, no tenía idea.
Igual, lo que a mí me importa es pasar un lindo rato con mi familia y comer, obviamente.. y bueno, también los regalos jajaja

un beso, leo!

Marian dijo...

siempre cocacola....

Leo_SCI dijo...

jajaja ahora tomo Ser 0% marian :p

Emiliano Orlando dijo...

Papà Noel se muriò, como Jesùs, ¿como Dios?...

saludos leo! te comento rapido porque estoy a full con mi laburo estos dias...

prometo pasar por tu otro blog y dejarte un comentario bien extenso (como suelo hacerlos jaja)!

un abrazo

emi

humanoide dijo...

Papá Noel forma parte de un complot para dominar el planeta. No puedo decir demasiado, pronto van a interceptar el mensaje.

Cambio.