sábado, 20 de octubre de 2007

LUZ Y OSCURIDAD... ¿CUÁL CUENTO TE GUSTÓ MAS? Segunda parte: El Comienzo

ALMA CULPABLE... LA REDENCIÓN TE COSTARÁ


Resonaba en su mente, como pájaro picoteando en su corazón, aún la sentía. No podía escapar de ella y no había redención alguna que aliviara su dolor. Dolor de la profunda oscuridad que le daba un tormento sin igual a un alma acongojada, condenada a la infinita desazón, caída en tinieblas tan espesas que ninguna luz de faro las atravesaría. Sentía la culpa.
Y vagando solitaria hasta cumplir su condena, sintiendo su fuego quemándole en su interior, su alma caminaba libre. La libertad en un mundo al que no pertenecía era un castigo tan cruel como su cautiverio. Perdida en lugares desconocidos para ella pero a su vez de oscura familiaridad. Sabía el motivo de su desdicha, sabía que ella por ella misma lo merecía y sin embargo no se resignaba a aceptarlo, aunque le doliera, aunque aquello menguara su dolor.
¿Orgullo tal vez? O castigo propiamente impuesto porque la sentía. Tal vez la pregunta pueda ser respondida por quien haya caminado en los oscuros senderos que bordean el abismo fatal y tenebroso de aquellos actos.

La redención vendrá acompañada de un terrible remordimiento.


BELLEZA TRANSMITIDA
Allí comenzó su búsqueda, la que le ayornaría el alma, calmaría sus ansias y le traería su anhelada paz. En su interior sentía la fuerza vital del niño, la perseverancia del adulto... y esperaba obtener la sabiduría del anciano. Su cuerpo cansado pero indoblegable seguía paso a paso los latidos de su corazón, para demostrarse más no para demostrar, que podía alcanzar sus metas, regocijándose más no para alardear, como había comprendido desde su comienzo.
Belleza debía buscar y belleza encontró, no en un arco iris, no en un bosque primaveral, sino en el peor de los pantanos y la más escabrosa y desagradable ciénaga. Estaba cerca finalmente de lograr su propósito, encontrar la belleza fuente de su inspiración.
Una pregunta le quedaba por responder... ¿Cómo podría alguien lograr reconfortar el alma de alguien más? Y luego comprendió, la respuesta estaba allí, donde pudiera transmitir su sabiduría adquirida en su arduo viaje de igual manera que la había adquirido, sintiendo el latido de su corazón en cada palabra y en cada acción.

Una belleza transmitida duplica su valor.

2 comentarios:

Leo_SCI dijo...

Debido al éxito de los cuentos, en ditintos ámbitos, les expongo un par más de cuentos de Luz y Oscuridad. Esta segunda parte más bien parece ser el comienzo de la primera :)
Cuál de estos dos les gusta mas?

sebastian dijo...

cuando los lea te digo ahora ando medio triste
=P

saludos